Estancousqui

La Discusión

Betacam presenta en digital su nuevo single: La Discusión, adelanto de Mítico (I*M Records, 2017), el nuevo disco que previsiblemente estará a la venta después de verano.

En La Discusión adivinamos las mismas herramientas que han consolidado a Javier Carrasco (Templeton, Rusos Blancos, Tulsa y Cosmen Adelaida) como una de las voces más originales del tecno en España a través de trabajos como Tecnazo (2012) o Saca pecho (2015).

Grabado en los estudios Montreal de Subiza, Pamplona, bajo la batuta de Hans Kruger (Delorean, El Columpio Asesino y Perro entre otros), este adelanto nos sumerge en el universo único de Betacam.

Sintes brumosos y espaciales, voz lánguida y un estilo intimista y retraído que convierten su proyecto en una propuesta elegante de letras de una cotidianidad hiriente.

 

 

Estancousqui

Bacaladdero

Si uno se acerca a la música máquina con la intención de describir únicamente lo que fue la Ruta del Bacalao dejará atrás en su investigación algo tan importante como el origen de todo esto: la Ruta Destroy.

Bacaladdero, el primer LP de Soviet Gym, nos acerca a esos sonidos frenéticos y polares de la Ruta Destroy de finales de los ochenta que, posteriormente, se difuminarían en la común y tan mal conceptuada Ruta del Bacalao.

Lo que Soviet Gym nos propone es esa ruta del ensueño de finales de los ochenta. Melodías futuristas con bases martilleantes, todo tan cercano al postpunk, que nos proponen un universo distópico sobre el que dejar correr la imaginación y aliviar los cuerpos anquilosados.

Bacaladdero es un disco oscuro y urgente, a pesar de la melancolía. Esa melancolía que deviene de la libertad de los primeros ochenta, que se sumerge en la conciencia de los últimos años de aquella década y que embriaga la verdad de hasta unos noventa bien mediados.

Es fácil confundir el negocio con el vicio. Bacaladdero nos propone ese vicio natural de los cuerpos en libertad que posteriormente se transformó un negocio drogado sin ética ni estética. Un vicio que está más cerca de New Order o de los primigenios Depeche Mode que de un vulgar Chimo Bayo y de su novela estúpida y mal escrita.

Lo más underground que os vais a encontrar en meses.

Estancousqui

Sentido del Espectáculo

Sentido del Espectáculo (Slovenly Recordings) es el segundo disco de Biznaga y supone la confirmación de la banda madrileña como una de las mejores propuestas punk del panorama underground.

Sin en su primer LP, Centro Dramático Nacional, apuntaban maneras, en este segundo largo deslumbran a berridos en una ruta que va desde el rock alternativo de unos primeros Sonic Youth (Una ciudad cualquiera), rozando algo más suave en torno a los Ramones, para desencadenarse en una orgía de punk crudo como la oscuridad de Parálisis Permanente o la brillantez ruidosa de Fugazi (Nigredo).

Biznaga desentrañan el imaginario underground de su tiempo y de su espacio sin humor negro ni ironía, ni siquiera con cinismo, sino con verdad desnuda, que al fin y al cabo de eso trata el punk.

Mediocridad y Confort (uno de los mejores temas de lo que llevamos de año), Jóvenes ocultos, junto a los ya nombrados Nigredo o Una ciudad cualquiera, componen un trabajo que, como relata su sexto corte, nos lanza A Tumba Abierta hacia el paraíso de los sentidos.

Estancousqui

Fruto Panorama

Si algo positivo tienen Cala Vento es que aún no se han dejado arrastrar por la deriva del empalagamiento estomagante que han tomado algunas de las bandas de su universo rock indie con el fin de amplificar su mensaje a una masa social que hasta ahora estaba fuera de este circuito.

Solo unos meses después de su primer largo, Cala Vento (BCore + Hang The Dj!, 2016), y de haber sido nominados a los Premios de la Música Independiente como mejor artista revelación, premio que finalmente se llevó póstumamente la propuesta incontestable de Gata Cattana, los catalanes sacan su segundo LP, Fruto Panorama (Bcore, 2017), con los mismos argumentos que les han llevado a tan dichosa correspondencia entre crítica y público.

Rock guitarrero, a veces pesado, que los emparenta con propuestas americanas como las de unos primeros Foo Fighters Weezer o incluso a veces Green Day. Canciones con letras sencillas que se alargan en riffs transversales y que nos dejan piezas tan potentes como Historias de Bufanda, Isla Desierta, Hay que Arrimar o Fetén.

Cala Vento mantienen la esencia underground del rock alternativo surgido durante los años ochenta en Estados Unidos de la mano de grupos como Sonic Youth, The Replacements o Fugazi.

Fruto Panorama es un disco muy bien cortado en treinta minutos y que es para disfrutarlo en directo, para saltar y para gritar con una birra en la mano.

Estancousqui

Oído Absoluto

La disolución de Juanita y Los Feos dejó a muchos huérfanos por el camino admiradores de su punk efervescente y de sus letras delirantes. No es que Rata Negra haya venido a llenar el vacío que estos dejaron, a pesar de que Fa y Violeta fueran componentes de la extinta Juanita y Los Feos, pero sí reconcilian a sus fans con un sonido que, pese a algunas similitudes, ha crecido hasta convertirse adulto.

Oído Absoluto, el primer largo de Rata Negra, editado por Beat Generation y La Vida es un Mus, confirma el buen hacer de su primer EP Corasones. Parece meditado y es salvaje y certero. Letras sencillas y oscuras, bulla que se destila en estribillos repetitivos y que te torturan con originalidad en latigazos que chorrean punk y sangre.

Las historias ahora son hirientes y el sonido te aplasta y te abruma como un torbellino de punk añejo y bien curado.

Oído Absoluto es una espiral de vértigo y endorfinas. Y la actitud, madura y distante, hacen de Rata Negra una de las mejores propuestas de la escena punk del país.

Estancousqui

Milagro

Cuando hace años pinchaba en ese lugar tan cutre llamado la Royal Chata (agüita la cocaína), en el Paseo del Pintor Rosales de Madrid, las tías me pedían, a la vez del house de moda, algo como el arenbí. No es por ser yo machista, que seguramente lo soy, es que los tíos que las acompañaban se bebían sus copas entre la barra, el baño y la oficina del encargado, mientras las canciones que me pedían las tías sonaban en la pista de los bailes.

Pues esas tías me pedían arenbí, así en general, mientras yo ponía a Los Secretos. Hasta que llegó una francesa, una tía fea y con dientes largos, que me prometió una mamada a cambio de un tema de arenbí de Beyoncé. ¿Beyoncé y arenbí?, la pregunté. Qué más da, mamada a la vez que estoy pinchando (poniendo música).

Cocaína y ginebras fuera del hecho, ¿alguien se ve con One Path meneándose en el videoclip de los tacones de Beyoncé? Seguro que no. Pero es que tampoco ya nadie se ve hoy en la pista de los bailes junto a Beyoncé y Jay-Z, este último fue uno de los raperos más pedidos en las mesas de mezclas de antaño junto a 50 Cent y Dr. Dre, haciendo el baile de Single Ladies. Porque nadie entiende el rithm&blues ni conoce a Quincy Jones.

Algo de rithm&blues hay en todo esto de One Path. Electrocnicado, se ha convertido en lo que nuestros mayores presumían de futuro. El twerking inviolable, tan en boga hoy para la juventud como argumeno como el pasodoble hace cuarenta años para nuestros padres.

Pues ahí, entre el pasodoble, el hiphop, el R&B y el arenbí se mueve One Path. Es cierto que propone una relación natural entre mujer y hombre, unas atmósferas sucias, oscuras y crueles, y que comparado con sus referentes extemporáneos y con los trabajos de su estilo actuales (el romanticismo nunca fue un gran aliado a la hora de hacer temas universales, a no ser que fueses mexicano y provocases una ranchera), Milagro es un pepinazo que lo convierte en un tipo delicado. Sin embargo, asumido el autotune y las remezclas oportunas, One Path tiene poco que ofrecer, líricamente, a una escena menospreciada en este país pero con propuestas tan rotundas como las de Gatta Catana (DEP), Raúl Peligro o, por referenciar el mainstream, Mala Rodríguez.

A pesar de que el underground que propone la obra, tanto lírica como musicalmente no son moco de pavo, porque Javier Bilbao se lo ha currado, el trabajo final da la sensación de que la estética prima sobre la ética y que, por tanto, no hay verosimilitud. Al fin y al cabo, es una memoria pop romántica como filosofía, lo de siempre, y además es muy desordenada, y está lejos del beat, si es que eso es lo que pretende.

El trabajo de One Path, tanto en Para Arriba como en Milagro, teniendo en cuenta que ambos discos se encuadran en una escena underground y que la propuesta que nos quiere transmitir es verosímil en cuanto a su estética, es decir, la forma de comunicar su mensaje (autoeditado), no es lo peor. Pero quizá debemos aspirar a menos fotos para Tentaciones y sí a más expresión y experiencia para una evolución real.

Promete One Path y sus revistas en un género estancado en lo que le mola a Pablo Iglesias. Y que es una puta mierda comparado con Milagro y Para Arriba. 

Estancousqui

Canciones de domingo 003

  1. One Path – Perdóname (RecycledJ)
  2. Anntona – Una mierda como un castillo
  3. El Pardo – Matadero
  4. Los Punsetes – Mabuse
  5. Rata Negra – Escucha cómo suena
  6. Neoforic – Aviones y acrobacias
  7. Cala Vento – Hay que arrimar
  8. Biznaga – Jóvenes ocultos
  9. El Imperio del Perro – Cierra la boca (Juan Alberto)
  10. Mostaza Gálvez – Vértigo (La Bien Querida)