12 abril 2019

Hoy el dolor está siendo insoportable. No paro quieto en la silla. Y la silla no termina por adaptarse a mi cuerpo. Así que las lumbares están quejosas. Y en el sacro parece como si una azada se hincase en la carne, cada minuto un poquito más, una tortura lenta y efectiva.

Las visitas al sindicato y a los abogados del sindicato me han decepcionado. De esas veces que uno, frente a su interlocutor, se queda frío y sin palabras. Y entonces solo eres capaz de recoger tus cosas y marcharte por donde has ido. Al sindicato se la sopla el tema personal, solo le interesan los temas globales alrededor de la empresa. Y para lo personal están los abogados, dicen. Pero resulta que la abogada solo está para demandar, no para aconsejar; y en mi caso ni para demandar, a la seguridad social por el tema de la incapacidad. Yo realicé la reclamación previa, un trámite sin el cual no se puede demandar a la seguridad social, así que al haberla hecho yo, la abogada no quiere llevar mi caso, a no ser que firme un documento en el que la exonere de cualquier responsabilidad y solo ciñéndose a esa reclamación previa, esté bien o mal gestionada. Ciento veinte euros anuales que tiro a la basura. Ciento veinte euros para llevar en la cartera un carnet de afiliado y figurar. Para que el departamento de prensa de Comisiones Obreras pueda difundir que tiene una sección sindical en tal empresa. Por otro lado, una sección sindical a la que no hacen ni puñetero caso. Para eso ya están los cursos de delegado sindical.

Lo cierto es, o lo que yo estoy vivendo, al menos, que uno, en estas situaciones, legal y laboralmente está muy solo, prácticamente vendido. La parte del sindicato ya la he explicado a grandes rasgos. La empresa, por supuesto, vela únicamente por sus intereses y tener un enfermo crónico con limitaciones solo le supone un problema que va a atajar hasta lo que legalmente esté obligada. Y, bueno, la seguridad social es un limbo en el que cada situación es diferente y en donde las explicaciones no existen, solo existen resoluciones, espera y comunicaciones por correo certificado.

Sí, hay indefensión y precariedad. A no ser que puedas permitirte pagar y sueltes pasta a organizaciones privadas, un abogado particular, que en realidad están supliendo una labor que desde el principio hasta el final debería hacer el Estado. Y no se trata de tutelar a nadie. Se trata de asesorar y acompañar a personas que somos vulnerables y, además, que estamos en una situación equidistante y difícil de solucionar: no te dan la incapacidad, y en el curro pueden enviarte al paro directamente; ¿Cómo buscas trabajo? Hola, soy fulanito, tengo una enfermedad crónica incapacitante y degenerativa, pese a que usted me vea con un aspecto inmejorable, estoy superjodido; además, mi absentismo triplicará el de cualquier otro posible empleado, pero contráteme. Haga caridad.

Y si no te echan del curro, pues has de ir cada día. Jodido, sufriendo, dedicando tu vida únicamente a ir a trabajar para poder volver a ir a trabajar. Sí, sufriendo. Y encima sin ser productivo para la empresa.

La vida no deja de ser abandono y espera.

He estado escuchando sin parar Sombrero roto, que es el disco que acaba de sacar de Kiko Veneno. Con qué poco este tío construye un discurso, una voz particular casi filosófica. Desde lo sencillo, desde el hablar cotidiano y tranquilo. Y obtiene unos resultados brillantes, con un lenguaje simple, de barrio. Kiko Veneno se ha vuelto a reinventar, y sigue sonando a lo mismo de siempre porque, aunque utiliza recursos nuevos, actuales, no pierde un ápice de su esencia, de ese disco monumental y categórico que fue Échate un cantecito. Todo el mundo debería escuchar Sombrero roto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.