Pablo Iglesias, el tonto útil

Siempre creí que Pablo Iglesias era un tipo más inteligente de lo que ha demostrado ser. Desafortunadamente, con él se cumple la paradoja de que aquel al que llaman sagaz, taimado, despierto, rápido, solo es un tipo listo, pero no un tipo inteligente. Creí que aquellas proclamas que ahora se le achacan contradictorias, eso de que no nos pueden gobernar tipos del Ibex con chalés de seiscientos mil euros, formaban parte de un discurso que cualquiera podíamos aplicar a nuestra vida personal. Aquello era una metáfora muy bien hilada que, en mayor o menor medida, todos podíamos contrastar con nuestra vida personal. Hacía evidente una realidad: que los tipos que nos gobiernan, en cualquier ámbito, no pisan nuestro mismo suelo y sus preocupaciones son muy diferentes a las de los que necesitamos de esos sistemas que ellos manejan para poder subsistir. Un discurso que incidía en que somos meros operarios en la construcción de los deseos de personas que, por una casualidad económica o laboral, se sitúan en la cima de la pirámide social. Una metáfora sobre el contexto en el que vivimos que, en definitiva, quería abrirnos los ojos sobre lo que somos: el punto de apoyo que mueve el mundo de las necesidades de aquellos tipos que viven alejados de la realidad, de nosotros, en su chalé de seiscientos mil euros.

Los que trabajan en empresas grandes, donde unos líderes despóticos gobiernan aquello como si fuera su cortijo (“dueños” sin haber puesto un duro en las empresas que administran) y que tratan a sus empleados como esclavos, saben perfectamente a lo que se refería Pablo Iglesias. Los que trabajan su nómina no supera los 735 euros que suponen el salario mínimo interprofesional. Los autónomos. Los pensionistas. Todos aquellos que llevan años desempleados, creían saber a qué se refería Pablo Iglesias con aquella metáfora.

Así que la cuestión de la compra del chalé, de un precio muy superior al que puede permitirse cualquier ciudadano de este país, se podía haber zanjado aduciendo que lo que la izquierda propone es que todos puedan tener ese tipo de facilidades para construir su proyecto de vida. Se podía haber calmado con una declaración de sinceridad, concediendo que su actual posición le permite gastarse el dinero que desea. Y que lo hace en lo que le da la real gana. Asumiendo que la contradicción, si es que la hubiera, es el motor que mueve al vehículo del pensamiento y la inteligencia. Pero no, Pablo Iglesias le hizo el juego al contrario, asumiendo que es el contrario el que tiene derecho arrumbar todo un sistema de ideas por golpearle a él, personificando en el yo los ideales e implicando y enmerdando a sus bases, que nada tenían que ver en la decisión personal de un adulto libre y capaz intelectualmente, en una consulta estúpida que nunca se tenía que haber producido.

Ahora, después de esa consulta, Pablo Iglesias es consciente de que un tercio de sus bases no le quiere. Y eso no son encuestas manipuladas por un tercero con intereses moralizadores sobre la opinión pública. Sabe Pablo Iglesias que, cualquier movimiento suyo provocará un terremoto porque los otros le están esperando con la escopeta. Sabe Pablo Iglesias que lo mejor para que las ideas sociales de la izquierda progresen, más allá de los convencidos, es que se marche. Porque personalizando Podemos, arrogándose un poder presidencialista que no está en las bases de su organización, lo único que consigue es ser el tonto útil, necesario para mantener al sistema; el sagaz, taimado, despierto y rápido trepilla indefectible para que el veneno de los poderosos se inocule entre la plebe a través del miedo.

Pablo Iglesias puede comprarse lo que le de la real gana, es libre, y así debería haberlo defendido, para usar su dinero en aquello que satisfaga sus necesidades y deseos. Pero ha olvidado que él solo es un empleado de la causa y, por tanto, no ha sido un empleado ejemplar para Podemos porque, además, ni es productivo para el objeto de la empresa ni es inteligente. Es el tonto útil con el que el sistema nos quiere tener hipnotizados.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.