No son tu marido

Raymond Carver escribe en No son tu marido, un relato breve incluido en ¿Quieres hacer el favor de callarte, por favor?, la pequeña historia de un matrimonio vulgar compuesto por Earl y Doreen. Earl es un vendedor en paro que cae en la cuenta de lo gorda que se ha puesto su esposa con el paso de los años la noche en que va a visitarla al bar en el que trabaja de camarera, cuando unos tipos comentan y hacen bromas sobre la anchura del culo y de las piernas de Doreen. Pero lo importante de la historia no es lo aberrante o sorprendente del argumento, sino cómo Carver consigue un retrato perfecto de las sensaciones y los sentimientos que se generan y fluyen tanto en las relaciones entre unos y otros como en el pensamiento del personaje. Y lo hace poniendo a actuar a los personajes, mediante un lenguaje directo y claro, concreto, y consigue de esa manera hacer de lo más sencillo un ensayo de la condición y del sentido humano.

Han tenido que pasar más de cuarenta años para que esa narrativa moderna, contemporánea, casi social, se introduzca en nuestras realidades, influya en nuestras formas narrativas y llegue así a nuestras casas. Y no lo hace a través de un relato breve, sino a través de Hazte Lapón, que cruzan los límites de lo musical.

Y es que el guiño a Carver del nuevo trabajo de Hazte Lapón, No son tu marido (El Genio Equivocado, 2015), no es ninguna referencia bibliográfica digna de un posturas intelectual. Al igual que Carver, Hazte Lapón presentan un tratado sobre las relaciones humanas y lo elemental del ser a lo largo de las doce canciones del disco. Las miserias, los anhelos, las frustraciones. El bien y el mal, o viceversa porque uno siempre tiene la incertidumbre sobre qué es cada cosa. Y lo hacen incluso mejor que en su anterior entrega en largo, Bromas privadas en lugares públicos (Discosdelrollo, 2013), con letras más consistentes que parecen pulidas y trabajadas. Letras que juegan con la ironía, con la mala leche y con el humor para ahondar con sutileza en las profundidades de las personas y también en la reflexión sin pedantería.

Lo mismo sucede con su sonido. No son un grupo de pop al uso y el repertorio es rico en recursos, en referencias. Conocen y por eso conjugan con naturalidad todo tipo de expresión musical coetánea. Y se sirven de los géneros y los actualizan para contar su historia y obtener así una obra viva y desmesurada que palpita en los surcos del vinilo al igual que lo hacen la realidad y lo cotidiano.

Como hiciese Raymond Carver, Hazte Lapón expresan con inteligencia, lucidez y originalidad el realismo cutre que subyace en las relaciones entre la gente común, ese realismo cutre que rodea al sentimiento y al pensamiento humano. No son tu marido muestra que hay otra forma de contar las cosas y convierte a Hazte Lapón en referentes de la contemporaneidad.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.