Estancousqui

Los sentimientos ofenden

Hace unos días que Fernando Trueba recogió el Premio Nacional de Cinematografía durante la 63 Edición del Festival Internacional de San Sebastián. El director de cine madrileño, de Estrecho más concretamente, confesó un sentimiento durante su discurso de agradecimiento: nunca me he sentido español, ni por cinco minutos.

Así que en lugar de buscar en los porqués para empatizar con la idea esgrimida por el director, la banalidad de los argumentos construyó el discurso de la reacción: un ataque frontal a una idea, en este caso un sentimiento no compartido, que probablemente pone en un lugar incómodo a los que sienten de una manera distinta.

Y es que los sentimientos ofenden. Los afectos son peligrosos y entonces la sociedad, ese ente indescriptible, incontable e intangible, te dice lo que tienes que sentir sin tener en cuenta que el sentimiento de pertenencia, como todos los sentimientos, es algo personal y determinado únicamente por las experiencias íntimas del ser que siente. Un sentimiento que corresponde a la crianza, a los referentes y referencias, a la compañía, y no a la casualidad de haber nacido en un pedazo de tierra.

Por otro lado, el sentimiento de Nación es solo la traslación de una idea individual hacia algo inconcreto. Así que podríamos decir que existen tantas Españas como españoles la piensan como nacionalidad, como identifican sus ideas y afectos con esa entidad abstracta denominada país. Por tanto, en pleno siglo XXI, la división de Estados y nacionalidades parece una idea arcaica y obsoleta según el desarrollo de las sociedades, cada vez más mezcladas y cercanas.

Así que no sentirse español no deviene antiespañol. Y no creer en nacionalidades no es tachar de estúpidos a los que aún siguen creyendo en el concepto de nación. Es decir, que un sentimiento no ofende a otro sentimiento. No creer en nacionalidades es simplemente una idea distinta que brota de un pensamiento que tiene en cuenta la generalidad del ser, igual en todos los lugares del mundo.

A nadie le pueden obligar a sentir. Pero por desgracia, de nuevo es el pensamiento individual el único reducto para el sentimiento. Como en las dictaduras.

 

 

 

 

 

9 comentarios en “Los sentimientos ofenden

  1. No estoy de acuerdo, creer en naciones, creer que tu como ser individual por la casuística del destino de haber nacido en un lugar, perteneces a él: Me parece de estúpidos.

    Todas aquellas personas que esgrimen argumentos contra los nacionalismos de carácter “inferior” a una nación “superior” ya reconocida en el ámbito legal lo hacen desde un punto de vista nacionalista , es decir, los propios argumentos utilizados para echar por tierra los nacionalismos, son los mismos que se podrían aplicar contra sus propias ideas. Eso querido amigo, me parece de estúpidos.

    1. He releído el artículo por si pudiese dar lugar a otras interpretaciones, pero creo que queda claro que digo que la idea de nación es arcaica y que está obsoleta.

  2. Era por suscitar un poco de controversia. Me refería solamente a esta parte “Y no creer en nacionalidades no es tachar de estúpidos a los que aún siguen creyendo en el concepto de nación.”, que probablemente así, sacada del contexto es con la que estoy en desacuerdo.

    El resto del articulo me encanta y como bien dices, me siento muy identificado.

    Un abrazo

  3. A mi me parece una falta de respeto y de educación. A nadie se le obliga a sentirse como quiera. Pero en la recogida de un PREMIO NACIONAL de ESPAÑA, no es muy educado expresar sus sentimiento antiespañol. A nadie se le obligan a sentirse lo que quiera, pero hay momentos en los que los sentimientos se deben de guardar. Siempre queda la opción de rechazar el premio, si tan poco lo valora. Poca educación y demasiado ego.

    1. Creo que la falta de respeto hubiese sido: los que os sentís españoles sois idiotas. No veo falta de respeto en expresar su sentimiento.
      También considero que es el mejor momento para expresarlo.
      En los sentimientos no hay educación. En los hechos sí, pero no creo que este tipo se haya dedicado a golpear ni a insultar a nadie.

  4. A mi la nacionalidad me suena poco mas que ser del barsa o del atlético. Entiendo pero que un operador en el mundo de la cultura pueda querer mostrar su descontento con un país que impone una iva a mas del 20% a su producto, y con ministros elegidos por este país que acusan su categoría de ser una pandilla de evasores fiscales.

    1. No creo que el sentimiento de Trueba sea consecuencia del desafecto por las circunstancias del país, sino de algo más íntimo con lo que yo, por otro lado, me siento identificado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s