Acoso Laboral

Hace unas semanas que nos sobresaltamos por las muertes en directo de la reportera Alison Parker y del cámara de televisión Adam Ward en Virgina. Vester Lee Flanagan, el homicida negro, homosexual y ex empleado de la cadena donde trabajaban los periodistas asesinados, murió unas horas más tarde en un hospital debido a las heridas que se produjo al intentar suicidarse.

alison-parker-adam-ward

Vester Lee Flanagan era una mala persona. De hecho, mi cerebro necesita creer que Vester Lee Flanagan, negro y homosexual, fue una mala persona. Como necesita distinguir entre el bien y el mal para establecer los límites. Y el límite siempre es hacer daño a otra persona. En este caso hasta acabar con la vida de dos ex compañeros.

_85208007_fdab5e36-2df4-42c8-ae5d-0ea448c53f48

Pero imaginad por un momento que a este tipo, negro y homosexual, sus compañeros de trabajo no le saludaran al llegar a su puesto, que le insultaran gravemente un día detrás de otro, que le ridiculizaran por su condición de homosexual y le hicieran bromas por el color de su piel. Pongamos que no sólo lo hiciesen sus compañeros, sino que los propios jefes fuesen los instigadores de los chistes a su costa, de los chascarrillos, de las miradas burlonas o por encima del hombro. Pongamos que todos desprestigiasen sus puntos de vista o sus opiniones. Pongamos que un día un compañero le llamase prostituto o chulo de ancianos y los jefes y el resto de empleados se rieran de la gracieta. Pongamos que recibiese emails amenazándole con echarle del trabajo si no hiciese horas extra. O si no recuperase sus horas de médico. O que le encerrasen en un despacho para invitarle a que dejase de frecuentar fuera del trabajo determinadas amistades y que para ello le mostrasen fotos de sus redes sociales que sus propios compañeros hubieran recopilado. Pongamos que ni siquiera le autorizasen unos días libres para poderse operar o que siempre tuviese que coger de vacaciones las semanas que nadie quiere. Y pongamos que todo esto fuese lo normal. Y ahora pongamos que habéis dejado de imaginar.

No hablo de Vester Lee Flanagan, negro y homosexual, sino de una compañera que finalmente fue despedida hace ahora menos de un año. Aunque a ella no le dio por asesinar a nadie, sino por alejarse, con la voluntad carcomida, de aquel infierno.

El acoso laboral comienza por los jefes, se articula en torno a las camarillas que los rodean y llega hasta el último becario. Todos tienen un objetivo que es ridiculizar al ridículo, presionarle con las tareas más indeseables porque es indeseable, desvestirlo de persona para convertirlo en un objeto al que todos pueden golpear a su antojo. Y todos tienen una coartada: que ese chantaje, ese maltrato, ese acoso es fruto de la imaginación de la víctima.

Hoy, en el año 2015, aún es prácticamente imposible demostrar una situación de acoso laboral. La empresa se organiza como la Mafia para causar el daño y los sindicatos, untados por los patrones que les asignan puestos relevantes dentro del organigrama, son cómplices del delito. Así que sólo acertamos a reconocer la catástrofe cuando tenemos delante de nuestras narices lo que parece que buscamos, el morbo del suceso: el suicidio o el asesinato.

Como he dicho antes, si de algo estoy seguro es que Vester Lee Flanagan fue un asesino pero, ¿habrían sido sus ex compañeros corresponsables de las muertes de Alison Parker y Adam Ward si esa situación de acoso laboral y maltrato psicológico se hubiera producido?

¿Acaso no estamos siendo cómplices de situaciones parecidas en nuestros centros de trabajo como lo fuimos en los recreos del colegio?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.