Es cierto que algo está cambiando en la comedia española. ‘Pagafantas’, ‘Primos’, ‘No controles’, ‘La gran familia española’ o esta que me propongo a desmenuzar toscamente, ‘Ocho apellidos vascos’. ¡Joder! ¡Coño!, qué ya somos capaces de hacer comedias al estilo americano. Al estilo americano, sí, ese de palomitas y si te he visto no me acuerdo. Ese que si te ponen en la tele una noche, te duermes en el sofá después de un duro día en el curro. Comedias con resultados magníficos en taquilla pero completamente enfrentadas a las comedias universales, esos clásicos americanos que van desde ‘Historias de Filadelfia’ del 40’ a ‘En bandeja de plata’ del 66’.

Y ese es el cine patrio que mola. El que está en todos los carteles de las paradas del autobús. Incluso en los del polígono. Ese que te sigue metiendo entre ceja y ceja burdas y asquerosas pantomimas como Torrente. Joder, amiguete, qué es gracioso que flipas, tope guay.

Ocho apellidos vascos’, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro (‘El otro lado de la cama’, ‘Las 13 Rosas) y con guión de Borja Cobeaga (‘Pagafantas’) y Diego San José, es una amalgama vacía y vacua de tópicos castizos que nunca jamás podrán traspasar la barrera de lo inmediato para transcender a universal. Cuando la realidad cambie, la retahíla de chistes que hacen brotar las carcajadas de los espectadores en la oscuridad del cine no tendrán ni puta gracia.

La relación entre ella (Clara Lago) y él (Dani Rovira) no se la cree nadie. Las situaciones son inverosímiles y poco se hace durante la trama, como en cualquier comedia romántica, a excepción de soltar unas cuantas estupideces low cost, para que en algún momento pueda ser creíble o al menos haya algún tipo de empatía con ellos.

Aunque tampoco creo que los planteados más arriba sean el objetivo. La peli trata de conseguir con efectismo lo que propone: que el espectador se parta la caja. Y lo hace, desde mi punto de vista, de una manera deshonesta y trivial, a través del chiste fácil, de la broma manida y repetitiva, de la supuesta sensualidad de la protagonista femenina o del andalucismo cateto del protagonista masculino.

Es un completo misterio que pelis como ‘Ocho apellidos vascos‘, de descarga directa o p2p, se conviertan en las más taquilleras de este nuestro país. O quizá sólo sea el reflejo de una sociedad. Pero cada uno gasta sus dineros como quiere. Feliz sábado amiguetes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s