Estancousqui

Alborotador Gomasio en Clamores

Bienvenidos a los bajos fondos de la música. Donde es real y se expresa con total sinceridad. Sonidos básicos y primitivos. Sonidos que te hacen rechinar los dientes. Crudos. Punk. Guitarras chirriantes y garajeras que te estallan la mandíbula.

Con algo de retraso, no menos de una hora, se subieron al escenario de la Sala Clamores los pacenses Súper Cadáver el pasado 11 de Abril. Los primeros de una cita que prometía además a Alborotador Gomasio y a Fuckaine. Y digo bien. Prometía.

923555_620846831323370_2808130080544343234_n

Súper Cadáver sonaron como lo que son. Jóvenes. Adrenalínicos. Punk. Como una bofetada de bulla y martillero sublime repasando concienzudamente sus dos Ep’s ‘Súper Cadaver EP’ y ‘California/Justicia’ y dándolo todo. Prometiendo, además, una continuidad en su lírica que nos llena de alegría y esperanza. Demasiado bien sonó ‘Mozart’ para las precarias condiciones de las que disponían.

.

Y de la esperanza pasamos a la confirmación. Alborotador Gomasio son uno de los grupos de referencia en Madrid. Y no sólo lo demuestran en su disco ‘Más humillante que doloroso’ (cómprenlo, está genial, aunque tengo amigos que cuando se lo enseño me dicen que tienen cierto parecido a Modestia Aparte), o en su nuevo y más potente ‘Los residuos de la sociedad’, sino donde se tiene que hacer valer un grupo, en el fango de una sala de no más de treinta personas y sonando sublimes, excelentes, bellos.

Y hasta ahí. Hasta los cuatro temas de un repertorio que, a buen seguro, hubiese sido algo más abundante.

IMG_0138

Porque lo cierto es que lo que sucedió luego fue decepcionante. De los tres grupos citados tocaron dos (Fuckaine ni siquiera se vistió de corto) y el segundo, posiblemente el más relevante, solo pudo mostrar cuatro canciones.

Lo cierto es que, si es así cómo se despacha una sala como La Clamores con los grupos emergentes del underground madrileño, deberíamos coger todos el petate y marcharnos de este país.

Y es que dice muy poco de una sala, en sus tiempos mítica, yo la he disfrutado petada para ver a Antonio Vega y más tarde a Zahara, o de la ‘industria’ en general, que ni siquiera el que corta los boletos sepa quiénes tocan esa noche.

Pero mentiría si dijese que es la primera vez que asisto a algo así. Por desgracia, el maltrato del pequeño en infraestructura, que no en inteligencia y talento, es una costumbre.

Súper Cadáver y Alborotador Gomasio estuvieron sobresalientes. Hicieron un ruido maravilloso. Un ruido que deberá tener continuacion por otras salas de Madrid que presten mas atención y respeto por los que, al fin y al cabo, les dan un nombre y un caché en ese duro negocio de la música. Pues, porque tocan ellos vamos nosotros.

Estancousqui

La Habitación Roja en Ochoymedio

El 5 de Marzo llegaban los chicos de La Habitación Roja a la Sala But para presentar en Madrid su nuevo trabajo ‘La moneda en el aire’. Y lo cierto es que el lugar, de antemano, parecía el apropiado para un grupo como el de los valencianos. Un recinto pequeño que se ha convertido en el último lustro en uno de los puntos de referencia del indie comercial gracias a los conciertos y sus sesiones del Ochoymedio, con Dj Sets de lo más variados en torno a lo más demandado de esa otra lista de ventas paralela a la oficial. Así que esperábamos una noche corta y con un repertorio centrado en mostrar las nuevas canciones.

‘La moneda en el aire’ habla de la muerte. O al menos de la pérdida en el paso del tiempo. Desde el primer segundo, desde el primer corte que lleva por título el del disco. Menos épico y más pop, mira al pasado, ‘De cine’, con un regusto de nostalgia feliz. Pero la ‘Moneda en el aire’ además tiene algo de aquellos maravillosos ‘Nuevos tiempos’ o ‘Cuando ya no queda nada’. Cuando no sonaban tan pulidos, tan perfectos y Jorge desafinaba en aquellas letras imposibles de rimar que ilustraban la protesta e invitaban a participar de una conciencia social tan relevante hoy y que ya se intuía por entonces.

Pero a pesar de tanta tristeza y lacrimosidad, en directo suenan alegres, esperanzadores, trepidantes, perfectos. Porque La Habitación Roja son sinónimo de profesionalidad y cercanía. Parecen tus amigos, esos que tienen una banda, a los que vas a ver tocar cada fin de semana. Pero sin perder la mesura. Y eso dice mucho de unos señores plantados ya en la cuarentena, creadores prolijos donde los haya, en ediciones, en nuevas canciones, así lo indican sus diez discos y unos 17 ep’s o singles en década y media, que renuevan por completo, años tras año, el repertorio en un acto de coherencia entre edad y argumento sin perder un ápice de frescura, de originalidad y de empatía con un público que se ha hecho adulto junto a ellos, y demostrando además que, desde la sencillez y sin grandes alharacas, sonando de forma impecable y haciéndote cómplice de su ideal se puede trasladar a la gente la más tenaz de las intensidades.

Hoy, La Habitación Roja, me gustán más que ayer.

Estancousqui

Love of Lesbian en La Riviera

Introducción

21 de Marzo de 2014. Madrid. La capital de España se colapsaba debido a dos acontencimientos masivos. El primero tenía lugar en la legendaria Plaza de Toros de Las Ventas. Allí, el nuevo rey de la bachata, Romeo Santos, sucesor de insignes labriegos del compás como José Manuel Calderón o Anthony Santos (al que Romeo debe el apellido), congregaba a un buen número de gentes diversas en torno a uno de los ritmos centroamercianos por excelencia y más en boga en la última década como si de un Héctor Lavoe, creador de la salsa, se tratase. Mientras, en el extremo suroeste de la ciudad, en otro lugar legendario como es la Sala La Riviera, Love of Lesbian colgaban el sold out en la segunda noche consecutiva de las tres con las que el público madrileño agasajó a los catalanes. Y para allá que nos fuimos, cámara al hombro, pluma en mano y oídos y ojos bien abiertos, La Loca y yo.

Una de mis premisas es no hablar sobre algo que no me gusta. Ya sabéis, aquello de la indiferencia. Pero uno debe ser sincero consigo mismo y si en su momento conté las beldades de Love of Lesbian elevándolos al altar del pop como mejor grupo de masas de la escena patria, también debo exponer el desencanto y la decepción.

2012 ‘La noche eterna, los días no vividos’

Corría septiembre del año 2012 y Love of Lesbian estrenaban ‘La noche eterna. Los días no vividos’, album verborréico que prometía continuar con cierta lírica, pero fundido en lo que en aquel momento estaba poniéndose de moda, los sonidos dance o electrónicos con el objetivo de convertir finalmente los directos en multitudinarias pistas de baile.

Pero la experiencia no resultó. Al menos durante aquel concierto gratuito en las fiestas de IMG_3955Móstoles de ese mismo año 2012. Un experimento traducido en un cambio de repertorio de 180 grados entre lo que vivimos esa noche y lo vivido unos meses antes en el Día de la Música o en el Arenal Sound.

Los fans salimos con el gesto torcido, determinando que lo mejor de aquella velada fue el coste de la misma, cero euros.

2013 Dcode

Un año después, en Septiembre de 2013, regresaban a Madrid para triunfar con su nuevo modelo en el Dcode.

Las primeras horas de la tarde parecían intempestivas para un grupo de su categoría, eso es cierto, pero allí pudimos asistir al decaimiento del mito.

Santi Balmes parecía ahogado en sus palabras. Agotado. Y todo se entregó al estribillo cerveceril del momento para regusto de los borrachos asistentes. La conclusión: la sospecha de que el modelo Love of Lesbian se había desgastado hasta difuminarse.

2014 Sala La Riviera

Love of Lesbian se han rendido a la autocomplacencia. Ese sería el titular de la noche.

Con un líder venido a menos, al que ni siquiera se le entiende cuando habla y que ha dejado la complicidad a un lado para auparse en la inmodestia y el lucimiento personal como un protagonista que balbucea y que cede gran parte del show a un público, que podríamos calificar como nuevo, que épicamente bate sus palmas al son de canciones de anuncios cerveceriles en una ceremonia de infinita ingenuidad sin más criterio que ir soltando temas al son de la euforia de ese mismo público nuevo y donde ni siquiera el totémico y mesiánico ‘Club de fans de John Boy’ suena creíble perdido dentro de un repertorio deslavazado, del que han desaparecido temas míticas de discos ilustres que les convirtieron en el grupo pop más importante.

Los chistes no se entienden. Las bromas ya no hacen ni puta gracia. Las parodias parecen absurdas y pueriles.

P1020463Y es que me da la sensación que estos señores ya no se creen lo que nos cuentan. Y que lo que cuentan lo hacen con desgana. Tanta gira encadenada durante años puede llevar a la saturación estética. A salir del paso con una propuesta arriesgada pero poco efectiva y carente de sentido común.

A mí no me transmitieron nada. Sólo la fugaz aparición de Coque Malla en el escenario me levantó algo el ánimo. Así que opté por cogerme un pedo de los guapos a base de minis de cerveza de a nueve euros la unidad y luego echarme unas bachatas con los amigos que salieron de Las Ventas.

Yo recomendaría a Love of Lesbian un buen descanso, antes de convertirse en un burdo recuerdo de sí mismos.

Estancousqui

Ocho apellidos vascos

Es cierto que algo está cambiando en la comedia española. ‘Pagafantas’, ‘Primos’, ‘No controles’, ‘La gran familia española’ o esta que me propongo a desmenuzar toscamente, ‘Ocho apellidos vascos’. ¡Joder! ¡Coño!, qué ya somos capaces de hacer comedias al estilo americano. Al estilo americano, sí, ese de palomitas y si te he visto no me acuerdo. Ese que si te ponen en la tele una noche, te duermes en el sofá después de un duro día en el curro. Comedias con resultados magníficos en taquilla pero completamente enfrentadas a las comedias universales, esos clásicos americanos que van desde ‘Historias de Filadelfia’ del 40’ a ‘En bandeja de plata’ del 66’.

Y ese es el cine patrio que mola. El que está en todos los carteles de las paradas del autobús. Incluso en los del polígono. Ese que te sigue metiendo entre ceja y ceja burdas y asquerosas pantomimas como Torrente. Joder, amiguete, qué es gracioso que flipas, tope guay.

Ocho apellidos vascos’, dirigida por Emilio Martínez-Lázaro (‘El otro lado de la cama’, ‘Las 13 Rosas) y con guión de Borja Cobeaga (‘Pagafantas’) y Diego San José, es una amalgama vacía y vacua de tópicos castizos que nunca jamás podrán traspasar la barrera de lo inmediato para transcender a universal. Cuando la realidad cambie, la retahíla de chistes que hacen brotar las carcajadas de los espectadores en la oscuridad del cine no tendrán ni puta gracia.

La relación entre ella (Clara Lago) y él (Dani Rovira) no se la cree nadie. Las situaciones son inverosímiles y poco se hace durante la trama, como en cualquier comedia romántica, a excepción de soltar unas cuantas estupideces low cost, para que en algún momento pueda ser creíble o al menos haya algún tipo de empatía con ellos.

Aunque tampoco creo que los planteados más arriba sean el objetivo. La peli trata de conseguir con efectismo lo que propone: que el espectador se parta la caja. Y lo hace, desde mi punto de vista, de una manera deshonesta y trivial, a través del chiste fácil, de la broma manida y repetitiva, de la supuesta sensualidad de la protagonista femenina o del andalucismo cateto del protagonista masculino.

Es un completo misterio que pelis como ‘Ocho apellidos vascos‘, de descarga directa o p2p, se conviertan en las más taquilleras de este nuestro país. O quizá sólo sea el reflejo de una sociedad. Pero cada uno gasta sus dineros como quiere. Feliz sábado amiguetes.