Joe Crepúsculo hoy en la Sala Juglar

Joe Crepúsculo

Esta noche sucederá un acontecimiento especial en la ciudad de Madrid. Y no podía ser en otro sitio que en la Sala Juglar, meollo de Lavapiés, recinto que en los últimos tiempos está dotando de vigor el underground madrileño con propuestas interesantes, inquietantes y, sobre todo, gustosas y divertidas. Porque la música en serio debe ser divertida.

Ese acontecimiento es el aterrizaje de Joe Crepúsculo, el creador total, la leyenda de la música popular, artista prolijo, disidente en modas y estereotipos que alberga en sus melodías festivas, carnavalescas o pachangueroverbeneras, reflexiones profundas a cerca de la vida: el amor/desamor, la amistad, el paso del tiempo o la propia muerte. Los temas fundamentales sobre los que el ser humano se ha preguntado desde que tomó conciencia de sí mismo. Y se acerca a ellos con la naturalidad de un niño. Es decir, con la verdad.

.

Escuela de Zebras

‘Escuela de Zebras’ (2008, Producciones Doradas) es una serie de composiciones sencillas, casi esquemáticas, en las que Joe Crepúsculo construye los cimientos de su yo futuro e imprime su carácter de trovador tecno. Letras fácilmente entendibles repletas de ironía triste y de regusto amargo que dramatiza en su particular forma de cantar. ‘Los cazadores’, por ejemplo, teatraliza las comúnmente llamadas canciones fronterizas. Encontramos una primera y desnuda versión de ‘Grabriela’, efecto crepusculiano por antonomasia. O también ‘Los viejos’, desde afuera una redacción pueril (en Joe Crepúsculo todo parece ser lo que no es) que finalmente deriva en una retahíla de razonamientos (“nada envejece más que pensar que nos hacemos viejos”; “cada niño que viene al mundo es mejor que el anterior”) que convergen en una verdad simple. Filosofía.

‘Después de la muerte’

.

Supercrepus.

En ‘Supercrepus’ (2008, Producciones Doradas) continúa con los bocetos. ‘Baraja de cuchillos’, ‘El día de las medusas’, ‘Amor congelado’ o ‘La canción de tu vida’ (posteriormente hit) que serán parte de ‘Nuevo Ritmo’. E introduce en su amalgama ecléctica de sonidos otros ritmos como en ‘Los lagartos’, ‘Amor congelado’ o ‘No me acostumbro’ (‘Chica de ayer’). Y encontramos esta joya. ‘Amar en tiempos de democracia’.

.

..Chill Out

‘Chill Out’ (2009, Discoteca Océano) asienta una voz propia potente y reconocible. Además, da forma a su gramática y recursos literarios, su poética, con palabras recurrentes y metáforas simples de una sutil y párvula ironía o de un total surrealismo (“y siento mil hormigas corriendo dentro de mi” en ‘Si no te beso’) que ya encontramos en su anterior ‘Supercrepus’. Chill Out es también otro sonido, más pulido, en el que comienzan a tener importancia los arreglos y aderezos. ‘Noche eterna’ es la verdadera, amarga y lánguida canción de desamor. ‘Toda esa energía’, ‘Si no te beso’ y ‘Siento que muero’ son referencias de la música popular contemporánea. ‘Ritmo mágico’, ‘El craneo’ o ‘Todo lo bello es gratis’ (exponente fundamental de su legado cargado de madurez) nos transportan en un viaje sónico a lo que hoy es ‘Baile de Magos’.

‘Diririri Dirarara’ es brutalmente descriptiva y bestial.

.

Nuevo Ritmo..

‘Nuevo Ritmo’ (2011, Canadá) supone un compendio de la obra artística de Joe Crepúsculo. No en vano, sólo cuatro de los doce cortes son nuevos. Y a pesar de la textura inédita, no pierde la esencia. ‘Tus cosas buenas’, ‘El fuego de la noche’, ‘Las cosas del ayer’ y ‘Atardecer’ son las obras frescas que se visten de estreno.

.

.

Ya en Mushroom Pillow siguen ‘El Caldero’ y ‘Baile de Magos’, en una evolución inocente. De la evidencia más cruda, a la anécdota trivial que se descompone como la magdalena de Proust.

.

El Caldero

‘El Caldero’ resultó un encontronazo, un trabajo diferente y quizá menor y ñoño. Pero en el que aun así perpetra pildorazos costumbristaverbeneros como ‘Una semana con los polis’, ‘Si tú te vas’, la aplaudida ‘Enseñame a amar’ (video con Russian Red) o su primer acercamiento al catalán en ‘Quan tothom s’ha marxat’.

.

.

Baile de Magos.

‘Baile de Magos’ es un reencuentro tecnomaquinero (no olvidemos que sus comienzos son la máquina Destroy) con su médula, su principio, su fundamento crepusculiano. ‘Un nuevo amanecer’ vs. ‘Tus cosas buenas’. El esquemático y sincero ‘Bailando en el lavabo’ o ‘La barca de los cielos’. El hit dogmático ‘Mi fábrica de baile’. O ese ‘Leyenda’ a duo con una Russian Red que quizá sea lo más alejado a él mismo.

.

Canciones que confirman el axioma: Joël Iriarte (San Juan Despí, Barcelona), sabe plasmar como nadie la realidad afectiva del ser humano, del antiguo y del moderno, en sus canciones noctámbulas, ebrias, meditabundas, tristes, cotidianas y, por supuesto y por tanto, universales.

‘Leyenda’

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.