Si el otro día decía que El Pardo es un puñetazo punk en pleno rostro del stablishment, Medievo con su ‘Discurso de Investidura‘ es una bomba electrónica en el corazón de la mierda que nos rodea.

Sí, es desolador. ‘Vergüenza, vergüenza‘, que reiteran en Vergüenza, tercer corte.

Y no sólo por sus robustas melodías repetitivas que invitan a la decepción y la decadencia o por sus letras claras, sin metáfora aparente (sí con fábula, parábolas contemporáneas) donde enjugar la crueldad (‘acabas de rodillas arrastrándote‘ de Muerte Cortés; ‘dinero, dineroBurbuja de hielo; ‘sirves de rodillas a tu clase social‘ en la genial Cloacas de Paz). Si no además por su propuesta, coherente. No es vacua su cita: ‘Las canciones de Medievo no reciben ningún tipo de retribución económica’.

¿Qué más se les puede pedir a este retrato?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s