Estancousqui

Devils, Kids & Gypsies

Estamos en el año 2013. Miles de jóvenes han sido estafados con el valor de la formación en un país en el que, sin industria y sin inversión en investigación o nuevas tecnlogías, la mayor cantidad de puestos de trabajo no requieren ninguna cualificación. Miles de jóvenes con licenciatura + máster + idiomas + numerosos trabajos becados (patraña para conseguir mano de obra barata, qué coño, gratuita), frustrados y estancados, sólo encuentran consuelo en emigrar o en la cola del paro.

Penny Cocks están de actualidad. Y no porque se vayan a girar por la vieja Europa. Sino porque editan para BCore Disc su nuevo EP ‘Devils, Kids & Gypsies‘, en el que retratan en modo punk (no puede ser de otro modo) la realidad que nos rodea. Poniendo letra y dando voz a esa masa de jóvenes que, sin aliento, carecen de recursos incluso para sobrevivir. Resultado: unos Ramones que, en lugar de cantar al amor, las drogas y el rock’n’roll, lo hacen para la clase marginada.

Cuatro cortes de un naturalismo que ni el propio Zola podría soportar.

Estancousqui

Discurso de Investidura

Si el otro día decía que El Pardo es un puñetazo punk en pleno rostro del stablishment, Medievo con su ‘Discurso de Investidura‘ es una bomba electrónica en el corazón de la mierda que nos rodea.

Sí, es desolador. ‘Vergüenza, vergüenza‘, que reiteran en Vergüenza, tercer corte.

Y no sólo por sus robustas melodías repetitivas que invitan a la decepción y la decadencia o por sus letras claras, sin metáfora aparente (sí con fábula, parábolas contemporáneas) donde enjugar la crueldad (‘acabas de rodillas arrastrándote‘ de Muerte Cortés; ‘dinero, dineroBurbuja de hielo; ‘sirves de rodillas a tu clase social‘ en la genial Cloacas de Paz). Si no además por su propuesta, coherente. No es vacua su cita: ‘Las canciones de Medievo no reciben ningún tipo de retribución económica’.

¿Qué más se les puede pedir a este retrato?

Estancousqui

Atlas: Light

Sleeping At Last, la banda de los hermanos O’Neal, después de cuatro discos largos, siguen creciendo en buena dirección. O al menos en lo que ellos saben hacer. Los de Chicago presentan este año dos EP. El primero fue ‘Atlas: Darkness‘. Así que ahora toca ‘Atlas: Light‘.

Ya me gustó el preciosista y mastodóntico ‘Yearbook‘. Su triple álbum editado en 2011. Treinta y seis temas que, a modo de diario, fueron desgranando a lo largo de aquel año EP a EP.

Y con los mismo mimbres publican este ‘Atlas: Light‘. Entre el folk y el pop melancólico y atmosférico. Melodías que crecen épicamente tristes hacia la oscuridad y la nostalgia.

.

Estancousqui

No Primavera Sound 2013

Cuando estos de spainerds me propusieron hacer el especial sobre el Primavera Sound de 2013 hace dos meses, no me hizo ni puta gracia.
Y es que si es cierto que algunos ya sólo son un número o una cifra que indica lo mal que se han hecho las cosas y el fracaso de este rincón del planeta Tierra llamado España. También es cierto que otros hemos pasado de ser una cifra a ser pura mercancía.
Este año no iba a poder ser. El que suscribe, habitual enviado de spainerds a aquellos parajes de la contemporaneidad, se vio obligado a achantar la muí y perder la pasta de su abono, adquirido en Agosto 2012 junto al del Primavera Club (promoción sin IVA), porque en su lugar de trabajo no le dieron los días.
Spainerds es un proyecto amateur realizado por amor, eso sí, mucho amor al arte. Así que, de pronto, surgen circunstancias que te impiden, por ejemplo, desplazarte a Barcelona para asistir al mayor espectáculo del mundo.
Esas circunstancias, las laborales, deberían darme pie para hablar de más cosas (mismo volumen de trabajo, menos gente, por tanto la obligación adquirida de realizar al 100% dos tareas que antes se hacían entre tres, constantes faltas de respeto y exigencias ambiguas por parte de los mandamases hacia sus subordinados sabiéndose los amos del calabozo).
Incluso podría ser un divertido demagogo. Quizá como Risto Mejide en ese famoso a la par que vomitivo artículo que circuló hace unas semanas por la world wide web como paradigma de… Aún no lo he descubierto. Díganlo ustedes. Porque a mí este señor me hacía más gracia cuando era el payaso de la tele.
Pero no lo voy a hacer. No voy a utilizar mi ira. Solo diré que cada vez que veo las fotos, me pongo de mala hostia. Cada vez que alguien comparte un video. Un comentario. Una reseña del Primavera Sound 2013. Me cago en mi puta madre. Que aquello que escribí para la reseña del Primavera Club 2011 “se sentirá muy mal consigo mismo mientras lee en las páginas del magazine los adornados relatos que provocó la cita musical, como si se hubiera perdido el acontecimiento del año”, hoy cae sobre mi cabeza como el menhir de Obélix sobre el casco de un maldito romano.
A pesar de todo. Y con remordimiento. Claro. No dije que no.
Así que ahí va el especial: No Primavera Sound 2013.
.
Si ha habido una ciudad que me haya provocado las mayores satisfacciones, esa es Barcelona. Recuerdo, por ejemplo, el épico concierto del 6 de Septiembre de 2008. Coldplay petó el Palau Sant Jordi. Y @Nuri_House y yo coreamos junto a 24.000 personas el lololeado estribillo del ‘Viva La Vida’ mientras bajábamos Montjuic media hora después de finalizar el recital.
También me viene a la cabeza el recuerdo del Primavera Sound 2012:
Las largas jornadas entre el Circuito de Montmeló y el Parc del Forum. Todo eso con la Nikkon de mierda que me prestó @Nuri_House y mi Canon digital. A la postre la cámara perfecta. Mi libreta. Mis gafas de sol naranjas. Las Converse de bota color negro o las Fred Perry verdes. Y mis camisetas de Wilco o de Girls. Alimentándome de perritos. Uno al día que cuestan casi cinco pavos. Y de cerveza. Sobre todo mucha cerveza.
Alone in Barcelona.
Para disfrutar de uno de los últimos encuentros con Girls.

550405_331163293625060_2070002444_n
Conocer a uno de mis mitos musicales, Francisco Nixon. Con el que después tuve oportunidad de compartir otra tarde entrañable en El Día de la Música.

Estancousqui con Francisco Nixon
Darlo todo en un magnífico concierto de The Drums.

456889_327380890669967_407655556_o
Quedarme petrificado en la rave del ensueño que supuso Chromatics.

170446_333106073430782_1962931078_o
Ver en directo a uno de mis favoritos, Pegasvs.

471650_328009147273808_310925465_o
Volver a deleitarme con Wilco.

269343_330378440370212_1800290789_n
Descubir la nota de color de unos Afrocubism que maravillaron y dejaron con la boca abierta a todos.

477351_325059500902106_1194605441_o
Derretirme. Como sólo puede hacerlo un chaval de 30 años. Cuando los ves. Sí. Son ellos. The Cure. Y te sueltan el ‘Boys don’t cry’ o el ‘Close to me’.

289971_334295583311831_282508923_o
Ilusionarme con Hazte Lapón.

IMG_2772
Y comprobar cómo tu ídolo Joe Crepúsculo cierra el festival.

473978_334294436645279_184064636_o

El mejor festival patrio, la mejor experiencia en cuanto a calidad, organización y sentimentalismos, se desarrolló del 21 al 26 de Mayo en la ciudad perfecta, Barcelona. Pero esta vez no habrá recuerdos, instantáneas ni anécdotas.
Perderse el evento del año no supone una cuestión monetaria. Resulta una terrible decepción sentimental. Tus grupos. Tu vida. Tu cotidianidad, que se vuelca en las imágenes de esas sencillas canciones que día a día te acompañan, se derrumba. Un mojón.
De aquello sólo quedará esto. Mi lista manuscrita. Mi ruta.

.
Primavera Sound 2013
Ese era mi programa.
Un sentimentalismo. Y este año no pudo ser.
Os dejo con mi playlist No Primavera Sound 2013. Nos vemos en 2014.

O no.

.

Estancousqui

El Progreso

El Progreso‘ es la nueva maqueta de los madrileños El Pardo. Con dos temas ‘La hoguera de San Jerónimo‘ y ‘Las clases ociosas‘.

Con ellos regresamos a la densidad y la reacción. Al hipnotismo melódico. A la ruptura con el stablishment. Y, aunque como ellos bien dicen, ‘no soy de izquierdas, tampoco de derechas, yo solo soy indie, fan de Los Planetas‘ en ‘Son los 90‘, ese leitmotiv es ya una posición política que les sumerge en la verdadera raíz del punk, la contracultura, codeándose con gente como Crass, Dead Kennedys o Discharge.

Estribillos rotundos como ‘el Congreso tiene que arder‘ de ‘La Hoguera de San Jerónimo’. O verdades sin fina ironía ni zarandajas en ‘Las clases ociosas’.

No se cortan. Son una bofetada punk en las narices del estado del bienestar. Esperemos que esta vez le sangre la nariz.

.

.