Estancousqui

Mis amigos no saben quiénes son Wilco ni falta que hace

Durante la semana, muchos han sido los que se han hecho eco del artículo publicado en El País que refire el estudio realizado entre más de 600 estudiantes de la Universidad de La Rioja, de edades comprendidas entre los 17 y 25 años, y cuyos datos se presentaron durante las IX Jornadas Sociológicas Del Cassette a Spotify Jóvenes e Identidades Musicales.
Y muchos también han sido los que se han apresurado a mencionarlo y compartirlo en sus perfiles de las distintas redes sociales, exudando en sus comentarios cierto tufo intelectualoelitista, procurando dar a entender con ello el supuesto analfabetismo, la ignorancia o incultura de nuestros jóvenes, tras analizar los datos que arroja el estudio.
72% desconoce a Wilco
52% desconoce a Radiohead
49% desconoce a Depeche Mode

.
En realidad es muy sencillo apuntar contra los jóvenes. Disparar contra su presunta abulia, su posible apatía, su desinterés por ‘las cosas que importan’. Desde que tengo uso de razón, el desprestigio de la juventud es una práctica habitual que realiza una generación detrás de otra sobre la anterior. Pero a mí todo esto me suscita una reflexión: ¿en qué lugar nos dejan los datos del estudio  a sus mayores?, ¿a sus ancestros? ¿En qué lugar nos deja a todos como sociedad?
No sé si, como expone el responsable del estudio, el profesor de Sociología Sergio Andrés Cabello, los resultados son extrapolables al resto de la sociedad comprendida en esas edades. Yo puedo dar un dato. En el pasillo de la oficina donde trabajo, somos 24 personas de edades comprendidas entre los 25 y 35 años. El 96% desconoce a Wilco, el 96% desconoce a Radiohead y el 92% a Depeche Mode. Sé que es una boutade. Pero los comentarios negativos vertidos a los jóvenes también lo son.
¿Quién ha realizado con estos jóvenes la labor pedagógica de mostrarles el arte? En este caso la música. ¿Quién les ha despertado la curiosidad?
Lo cierto es que nosotros no. Porque estos resultados sólo se entienden si comprendemos que esos niños han carecido de referente culturales. Es decir, de nosotros mismos, absorbidos quizá por el ritmo frenético del ruido, las máquinas y el consumo. O quizá por nuestra abulia, nuestra apatía y el desinterés.

.
No creo que más del 20% de quienes solemos frecuentar los festivales conozcamos a los grupos que allí se concitan. De hecho, yo haría un estudio. A pie de escenario. Por ejemplo durante el Arenal Sound 2013. O quizá mejor durante el Arenal Sound 2013 a las ocho de la mañana. Con la fresca. ¿No sé si sabéis por dónde van los tiros?

.
1. Esa foto de Wilco es mía.
2. La música es un arte. Por tanto una cuestión entre el entendimiento y el gusto. Por tanto no tiene por qué gustarte Wilco. Por tanto yo tengo toda la discografía de Wilco entre vinilos y cds. Por tanto a mi compi de mesa le gusta el reguetton.
Por cierto, ella es bastante más inteligente y habilidosa afectiva y socialmente que yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s